miércoles, 20 de mayo de 2009

Violencia policial: la complicidad de los medios

En relación a los casos de tortura y malos tratos de civiles por parte de las fuerzas policiales (ver al efecto el documento emitido hace poco el Comité Contra la Tortura de Naciones Unidas en relación a Chile), resulta imposible comprender bien la dinámica que posibilita la ocurrencia de estos hechos sin aludir al rol de la prensa y TV, tanto en lo que se refiere a las campañas ya habituales de aterrorización de la gente al promover el miedo a ciertas formas de delincuencia (la de los "pobres" más marginales), como al justificar casi siempre el accionar policial y poner en duda las denuncias hechas en su contra.

En este último sentido apunta la cobertura de hoy (20 de mayo de 2009) en La Nación - el periódico menos derechista, estatal y hoy en manos de los Concertacionistas- de ciertos hechos ocurridos ayer. Es de destacar el uso de signos de interrogación en el título, y la banalización del maltrato al ser recalificado como "chasconeo":






¿Pingüinos maltratados?

Al parecer, lo más movido de la marcha de adhesión al paro de profesores, convocada ayer en la Plaza Italia ocurrió después del acto. Unos escolares que, según ellos, ya iban en retirada y sin hacer escándalo, fueron detenidos por personal de Fuerzas Especiales de Carabineros y llevados a la 19ª Comisaría de Providencia. Bastante normal para una marcha estudiantil si no fuera por las denuncias de agresiones y maltrato verbal que hicieron los pingüinos una vez liberados, a eso de las 17 horas.

Carla Aceituno, estudiante del Liceo Darío Salas, dijo que durante el traslado una carabinera la trató de "maraca" e intentó cortarle unos mechones verdes. La niña se defendió y la carabinera alegó maltrato de obra.

"Estos abusos no lo veíamos desde la dictadura", dijo el papá de uno de los chasconeados. Según oficiales de la comisaría los adolescentes -14 en total- llegaron sin constatar lesiones y fueron detenidos por "desorden en la vía pública", aunque ellos alegan no haber provocado ningún desmán. Finalmente, todos quedaron libres y citados a la fiscalía y recién ahí podrán hacer sus descargos.